Una restauración con mucha historia.

Hace unos meses en una de mis visitas a Bicious, Ferrán me comentó que tenía entre manos la restauración de una bicicleta con casi cien años de antigüedad. Al oir eso, mis ojos se iluminaron y no lo recuerdo del todo bien, pero seguro que lo primero que salió de mi boca fue un ¡Wow!. Y mi reacción todavía fue de mayor asombro al ver las fotos de la bici. Sin duda en seguida pensamos que había que hacer una sesión del antes y el después, además de contar la historia que lleva impregnada éste cuadro.

No hemos podido cifrar exactamente la fecha de fabricación de esta joya, pero sí que ronda el 1920. La bicicleta pertenece a la familia Santacana. Allá por el año 1926 Ricardo Santacana estableció en Vallfogona de Riucorb su negocio de lampistería y electricidad. Para poder ir a hacer trabajos a los pueblos próximos, compraron tres bicicletas para él y sus empleados. De esta manera cada día hacían un puñado de kilómetros transportando las cajas de herramientas y diferentes elementos eléctricos como cables o rollos de plomo.

En 1936 con el comienzo de la guerra, la familia escondió dos de esas bicicletas en el pajar de la casa. La tercera tuvo menos suerte y fue requisada por los soldados. Durante la guerra, un familiar cogió el tifus y tuvieron que ir a buscar en bicicleta la medicación a Igualada. Para que no fueran interceptados por el ejército viajaron de noche y sin luces. A la vuelta a pocos kilómetros de Vallfogona la bicicleta y su conductor cayeron por un puente, lo que hizo que el ciclista quedase cojo de por vida.

En la siguiente foto podemos ver a Ricardo montando su “Laurent” en una peregrinación a la Virgen de Lourdes en el año 1950.

2014-05-10 13.34.12-1-2 copia

En 1957 Ricardo fallece y la bicicleta es heredada por su hijo Ramón Santacana. Éste la llevaría ese verano a restaurar a Ciclos Tarragó, donde se la pintaron de color rojo con detalles en azul y dorado. Una vez pintada, Ramón la usaría para sus paseos por el pueblo y por Barcelona.

Por desgracia con los años la bicicleta quedó parada en un corral donde ha pasó sus últimos 15 años. Hasta que Duna Santacana, hija de Ramón, ha decidió que era una pena tener semejante herencia ahí aparcada.

2013-09-25 15.22.35 2013-09-25 15.22.50 2013-09-25 15.22.57 2013-09-25 15.23.05

Las fotos hablan por si solas. El paso de los años era evidente, pero detrás de ese óxido, todavía se podía ver la belleza de cada una de las partes de la bicicleta.

El diseño final mezcla piezas nuevas con otras originales, pero no pierde ese estilo retro con el que ya venía. Tanto el cuadro como la parte de plato, bielas y pedales, era lo más importante de recuperar. Y después de una laboriosa restauración, el resultado es espectacular. Para lo demás, piezas nuevas de BLB y Brooks y un cuidadoso”fileteado” manual en color dorado como retoque final.

Sin más, os dejo con las fotos finales. Y felicidades a Bicious por la restauración y a Duna por darle otra oportunidad a la preciosa bicicleta.

_IGP1408 copia _IGP1418 copia _IGP1417 copia _IGP1414-2 copia _IGP1413 copia _IGP1412 copia _IGP1411 copia 18 copia _IGP1404

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s